RO Los Albardales

 
albardales_vista2
albardales_vista2
albardales_vista2

 
Overview
 

La Reserva Ornitológica Los Albardales se encuentra en el municipio de San Martín de la Vega, en el sur de la Comunidad de Madrid. Su riqueza ornitológica la convierte en uno de los lugares madrileños más interesantes para observar aves, sobre todo durante los meses de verano.

criteria 1
 
 
 
 
 


 


Publicado el 20 de octubre de 2017

 
Texto completo
 
 

Localización

La Reserva Ornitológica Los Albardales se encuentra en el municipio de San Martín de la Vega, en el sur de la Comunidad de Madrid. Recibe su nombre del carrizal homónimo, el cual ocupa aproximadamente 8 ha y se desarrolla sobre un antiguo meandro del río Jarama. Su valor faunístico se refleja en su inclusión en los espacios Red Natura 2000 “Vegas, cuestas y páramos del Sureste de Madrid”  (LIC ES3110006) y  “Cortados y cantiles de los ríos Jarama y Manzanares” (ZEPA ES0000142). Y al igual que estos espacios, también pertenece al Parque Regional del Sureste, en una zona de explotación ordenada de los recursos naturales (PRUG del Parque Regional, Decreto 9/2009).

Ubicación del municipio de San Martín de la Vega en la Comunidad de Madrid. Fuente: www.codigopostal.org

Historia

Desde la década de los 80 el grupo SEO-Monticola se fijó en el valor ornitológico del carrizal y, teniendo en cuenta su vulnerabilidad por sufrir continuos vertidos de escombros, se comprometió en su protección. Con el apoyo de SEO/BirdLife, se firmó un convenio con el Ayuntamiento de San Martín de la Vega para crear la reserva ornitológica en el año 1991.

El uso tradicional de agricultura de regadío de esta zona de la Vega del Jarama ocasiona que durante los meses más cálidos (mayo-septiembre) el carrizal y algunos campos adyacentes se inunden con el agua sobrante del riego, formando un humedal temporal muy atractivo para las aves. Resulta especialmente interesante para las aves migratorias en sus viajes hacia África (migración postnupcial), dado que coincide ese periodo con la presencia de agua en la reserva. Entre estas especies destacan la garcilla cangrejera, el morito, la cigüeña negra, el porrón pardo, la cerceta carretona y numerosos limícolas, tan raros de ver en la Comunidad de Madrid. Pero sin duda el emblema de la reserva es el carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola), un ave de apenas 10 gramos considerado uno de los paseriformes más amenazados de Europa.

La garcilla cangrejera es una de las especies de aves acuáticas que se pueden observar en Los Albardales durante el paso migratorio postnupcial. Foto: Virginia de la Torre

La primera cita del carricerín cejudo en el enclave de Los Albardales tuvo lugar el 19 de agosto de 2001, durante una jornada de anillamiento científico. La siguiente cita no se hizo esperar mucho, en el verano del año siguiente se capturaron dos ejemplares. Una década después varios miembros de SEO-Monticola comenzaron a realizar campañas específicas de anillamiento científico en el humedal durante agosto y septiembre con el objetivo de detectar la especie y se tuvo éxito: en 2014 se capturaron 3 ejemplares y 4 en 2015. Además, en la campaña de 2014 uno de los ejemplares se recapturó tras 7 días y se observó que había acumulado mucha grasa, lo que indica que la reserva aporta un lugar de descanso y alimentación relevante para esta y otras especies migratorias.

El éxito de las campañas constató la importancia del la zona de inundación para las aves migratorias y su potencial papel en la conservación del carricerín cejudo a su paso por el centro peninsular. Por ello, en febrero de 2016 se firmó el nuevo convenio de colaboración con el Ayuntamiento de San Martín de la Vega para la custodia del territorio de la Reserva, la cual se amplió de las 8 ha iniciales hasta su tamaño actual (15 ha).

El carricerín cejudo es un ave de pequeño tamaño que pasa el invierno en África (destaca Senegal como cuartel de invernada) y atraviesa cada año la Península Ibérica en sus largos viajes migratorios hacia sus zonas de reproducción en el este y norte de Europa (especialmente Bielorrusia, Ucrania y Polonia). En sus viajes requiere lugares de descanso con unas características muy peculiares, preferentemente humedales con cobertura vegetal de porte bajo o medio. La pérdida de hábitat en las zonas de reproducción y en las rutas migratorias suponen una amenaza para esta especie, cada vez más escasa. Por ello, es primordial proteger sus lugares de descanso, especialmente en la Península Ibérica, donde debe acumular reservas para cruzar exitosamente el Estrecho y el Desierto del Sáhara.

El carricerín cejudo está considerado como “Vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España (2004)  y a nivel europeo se cataloga como Vulnerable A2c (IUCN, 1994).

Carricerín cejudo adulto capturado en la RO Los Albardales. Foto: Hugo Sánchez.

Características ecológicas y comunidad de aves

La singularidad de la reserva se debe a la presencia de tres sistemas principales:

  • Carrizal: Extensión permanente de carrizo (Phragmites australis) que ofrece refugio y alimento a numerosas especies. En primavera y verano además otorga sustrato de nidificación tanto a especies acuáticas como a paseriformes (zampullín chico, ánade azulón, rascón europeo, carricero común, ruiseñor bastardo). Durante el invierno destaca la formación de dormideros de aguiluchos laguneros y paseriformes (pardillos, gorriones, escribanos, estorninos).

Aspecto de la reserva en agosto, con la lámina de agua delante y el carrizal (también parcialmente inundado) al fondo. Foto: Virginia de la Torre

  • Humedal temporal: El excedente de agua proveniente de los campos de cultivo cercanos origina una zona de inundación que coincide con la migración postnupcial de numerosas especies de aves. El nivel de agua es diferencial, coexistiendo zonas de mayor profundidad con zonas fangosas  y zonas de profundidad intermedia. El carrizal también sufre inundación parcial y en la lámina de agua se desarrollan otras especies vegetales higrófilas como el junco churrero, la juncia y la romaza, entre otras. Esta complejidad favorece la presencia de numerosas especies ligadas a medios acuáticos, como el ya citado carricerín cejudo y el ruiseñor pechiazul, entre los paseriformes, además de limícolas, garzas, anátidas, gaviotas, rálidos, etc.

Persicaria, una de las plantas  que se desarrollan en la zona de inundación. Foto: Virginia de la Torre

La presencia del humedal coincide con el periodo de cría de muchas especies, por lo que es frecuente observar pollos, como estos de zampullín chico. Foto: José Ramón Pérez

  • Matorral gypsófilo: El extremo norte de la reserva se encuentra ligeramente más elevada y no sufre inundación, por lo que alberga algunos matorrales propios de estos terrenos ricos en yesos.  Las aves asociadas a este sistema son pequeñas aves como aláudidos y currucas.

 

Plano de la Reserva Ornitológica Los Albardales

 

Amenazas

A pesar de estar legalmente protegida, la reserva sufre algunas amenazas que pueden comprometer su protección. El uso de fitosanitarios en los campos cercanos, vertidos incontrolados, escombreras e incendios son los problemas más acuciantes que amenazan este espacio tan singular. El carrizal suele sufrir incendios periódicos que en determinadas épocas pueden provocar una alta mortandad de aves, además de privarlas de sus zonas de refugio y reproducción.

Los incendios y el vertido de escombros son las principales amenazas de la reserva

Actuaciones

SEO-Monticola lleva aproximadamente tres décadas en este territorio realizando labores de seguimiento de la avifauna, principalmente mediante observación directa y anillamiento científico. Desde que se promoviera la ampliación de la reserva, además está buscando financiación y asesorando al ayuntamiento para otras acciones de gestión como son el manejo de la vegetación, la limpieza de residuos y la realización de propuestas que mejoren el uso público y las labores de seguimiento.

Seguimiento de la avifauna

Entre las tareas de seguimiento destacan las campañas de anillamiento científico que se están realizando en la actualidad:

  • Seguimiento durante el paso migratorio postnupcial del carricerín cejudo y otros paseriformes palustres. Se vienen realizando desde 2014 durante los meses de agosto y septiembre, ya que en este periodo la elevada radiación solar, humedad y disponibilidad de nutrientes orgánicos convierte la reserva en una fuente de recursos valiosos para las aves en sus desplazamientos.

Emplazamiento de las redes durante la campaña de seguimiento postnupcial. Foto: Virginia de la Torre

Dos ejemplares de ruiseñor pechiazul justo antes de su liberación. Foto: Virginia de la Torre

El martín pescador es una de las especies presentes durante la temporada de inundación. Foto: Virginia de la Torre

  • Seguimiento de paseriformes en dormidero durante el invierno. Durante el invierno 2016/2017 se comenzó una campaña de seguimiento de las pequeñas aves que utilizan el carrizal para dormir, una comunidad de aves que se ve notablemente incrementada durante el invierno con la llegada de individuos que crían en otros países europeos, entre los que destacan los pardillos, escribanos palustres, gorriones, estorninos y verderones comunes.

Sesión de anillamiento científico en dormidero durante el invierno 2016/2017.

 

Sensibilización ambiental y mejora de la calidad ambiental

Es fundamental que los espacios naturales sean puestos en valor por la ciuadanía. Con tal fin, muchas jornadas de anillamiento científico se difunden mediante el blog y las redes sociales del grupo, y están abiertas a aquellas personas que tengan interés en participar. Igualmente, los visitantes que se acercan a observar aves son bien recibidos durante estas tareas de seguimiento.

Observando aves acuáticas. Foto: Virginia de la Torre

Es sabido que las tareas de educación ambiental que más impacto ejercen en las personas son aquellas en las que existe una implicación personal. Por ello, en 2015 se inició un programa de voluntariado de limpieza de la reserva, gracias a la participación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través del Programa “Playas, Ríos, Voluntariado y Custodia del Territorio” de la Fundación Biodiversidad. Siguiendo esa línea, en junio de 2017 nos apuntamos a la iniciativa del Proyecto LIBERA, liderado por SEO/BirdLife y Ecoembes, realizando una jornada de voluntariado ambiental para la campaña “1m2 por la naturaleza” (más información de esta jornada aquí).

Voluntarios en la jornada del 17 de junio en el marco del proyecto LIBERA. Foto: Virginia de la Torre

En octubre de 2017 nuestra propuesta para la convocatoria “Apadrina un espacio natural” del proyecto LIBERA fue premiada y hasta mayo de 2018 ofrecemos un programa de voluntariado y otras actuaciones en la reserva. Iremos informando de las siguientes actividades. Más información en seo-monticola@seo.org.

Al igual que el resto de las reservas ornitológicas de SEO/BirdLife, los valores de este espacio se han difundido con la grabación de un reportaje televisivo, llevado a cabo por el estupendo equipo del programa La Aventura del Saber de TVE.

Momento álgido de la grabación, suelta de un carricerín cejudo recién anillado. Foto: Virginia de la Torre

 

Próximo a la reserva se encuentra el carrizal de Las Minas, donde SEO-Monticola tiene una estación de anillamiento de esfuerzo constante que funciona desde 1995. Más información aquí.


SEO Monticola