0
Publicado el 15 de octubre de 2015 por Cristian Pérez-Granados en Blog
 
 

El pardo: Entre ciervos y buitres.

Ejemplar de buitre negro sobre nuestas cabezas. Autor: Sergio Martínez.
Un año más, empieza el curso en la UAM, y desde SEO-Monticola nos presentamos a los nuevos universitarios mediante nuestro stand en el Hall de Biología, y con la habitual primera salida de presentación del grupo, para darnos a conocer en nuestro hábitat natural, las salidas de campo.
En esta ocasión, decidimos cambiar la visita al bosque de Valdelatas por una salida a El Pardo, dado que las fechas coincidían con la época de la berrea de ciervos y gamos. La jornada amenazaba con lluvia y parecía que nos iba a tocar volver a cancelar la salida como pasó la semana anterior. Sin embargo en esta ocasión las predicciones meteorológicas acertaron y a las 17:30 brillaba el sol después de la tormenta, lo que auguraba una buena tarde, llena de avistamientos.
Foto del grupo observando la berrea. Autora: Beatriz  Vigalondo.

Foto del grupo en el Cerro de la Marmota observando la berrea y las aves presentes en la cola del Embalse de El Pardo. Autora: Beatriz Vigalondo.

Sin embargo las observaciones fueron bastante escasas, puede que por la reciente tormenta. Esto no nos impidió disfrutar del vuelo de dos ejemplares de Buitre negro cicleando a pocos metros sobre nosotros en el Cerro de la Marmota, mientras con los telescopios y prismáticos disfrutábamos de varios ejemplares de garza real, garceta grande, garceta común, cormorán grande o ánade real en la cola del embalse de El Pardo. A nuestro alrededor también se movían tarabillas, currucas cabecinegras, mirlos, zorzales o petirrojos.
Ejemplar de buitre negro sobre nuestas cabezas. Autor: Sergio Martínez.

Ejemplar de buitre negro sobre nuestas cabezas. Autor: Sergio Martínez.

También pudimos disfrutar de las gran cantidad de ciervos y gamos que se acercaban a la orilla del embalse, los machos con sus cornamentas, y alguno berreó de vez en cuando, aunque ya estas fechas eran demasiado tardías para disfrutar de la berrea en su apogeo. Además, una hembra de jabalí acompañada de seis jabatos, y un zorro, ampliaron la lista de mamíferos avistados.
Ya al atardecer pudimos ver como los bandos de gaviotas volaban de vuelta a los embalses del pie de la Sierra, mientras un gavilán volaba a contraluz frente a nosotros mientras se iban los últimos rayos de sol. Ya justo antes de emprender la vuelta hacia los coches, un bando de grullas, de los primeros de este año, pasó volando cerca en dirección sur, indicándonos que el frío ya ha llegado para quedarse.
Pero si quieres pasar el invierno aprendiendo más sobre las aves y unirte a nuestro grupo, no dudes en escribirnos. Es más apúntate a la próxima excursión a Burgos, no te arrepentirás ;)

Cristian Pérez-Granados