0
Publicado el 5 de abril de 2014 por Mónica García Lozano en Blog
 
 

Resumen de la excursión al Parque Nacional de Monfragüe y embalse de Arrocampo

DSCN2124_2

El último fin de semana de marzo realizamos la excursión anual al Parque Nacional de Monfragüe que llevamos organizando desde hace varios años.  El sábado 29, salíamos a las 8:00 de la mañana desde Atocha con el autobús lleno, 54 personas somnolientas pero con ganas de pasar un buen fin de semana y aprender sobre la fauna, flora y geología del parque.

Apenas un par de horas después, nos adentramos en Monfragüe, donde las jaras, encinas y alcornoques nos daban la bienvenida ya en flor, aunque la lluvia no quiso ser menos e hizo que nuestra primera parada, en el mirador de la Portilla del Tiétar, fuera relativamente corta e incómoda. Aun así, desde este mirador pudimos avistar un búho real (Bubo bubo/ Eagle owl), así como los primeros buitres leonados (Gyps fulvus/Griffon vulture), golondrinas dáuricas (Cecropis daurica/Red-rumped swallow), roqueros solitarios (Ptyonoprogne rupestris/Crag martin) y una solitaria cigüeña negra (Ciconia nigra/Black stork) en vuelo.

Búho real (Bubo bubo)

A continuación pusimos rumbo al centro de interpretación situado en Villareal de San Carlos, dónde tras la visita y una cálida comida, nos preparamos para iniciar por la tarde la subida a Cerro Gimio. Antes de iniciar la ruta, un macho de collalba rubia (Oenanthe hispanica/Black-eared wheatear) y un buitre negro (Aegypius monachus/Cinereous vulture) nos servían como adelanto a lo que nos esperaba en dicha subida, ya realizada sin lluvia.

Buitre negro (Aegypius monachus) y collalba rubia (Oenanthe hispanica)

Tras recorrer la fresneda y el tamujar del arroyo de Malvecino y atravesar una zona de bosque mediterráneo, con la vista de un águila perdicera (Aquilla fasciata/Bonelli’s Eagle), los primeros alimoches (Neophron percnopterus/Egyptian vulture) y un fugaz gavilán (Accipiter nisus/Sparrowhawk), alcanzamos el alto del cerro, desde donde pudimos disfrutar de unas bonitas vistas de la unión del Tajo con el río Tiétar y del castillo de Monfragüe. Desde las alturas pudimos avistar algunas águilas culebreras (Circaetus gallicus/Short-toed eagle), y disfrutar de un buitre negro a escasos 30 metros de distancia. Así mismo, pudimos divisar algunos ejemplares de ciervo (Cervus elaphus/Red deer) y de jabalí (Sus scrofa/Wild boar).

Tras despertarnos en un albergue de Torrejón el Rubio, desde donde por la noche pudimos divisar algún ejemplar de lechuza común (Tyto alba/Barn owl), y oír los primeros cantos del cuco común (Cuculus canorus/Cuckoo), emprendimos la marcha hacia quizás el lugar más famoso del citado Parque Nacional de Monfragüe, como es el mirador del Salto del Gitano. La niebla cubría los roquedos a ambos lados del embalse, pero fue levantando y nada más bajarnos del bus, un ejemplar de nutria (Lutra lutra/Eurasian otter), nadando entre las aguas del Tajo, y a continuación una pareja de alimoches, y una pareja de halcones peregrinos (Falco peregrinus/Peregrine falcon) hicieron que el camino hasta dicho mirador fuera relativamente lento, aunque muy provechoso. Desde el mirador, pudimos divisar las típicas especies que siempre se “acercan a recibirnos”, donde además de los buitres leonados en sus nidos (algunos con pollos), una pareja de roqueros solitarios (Monticola solitarius/Blue Rock Trush) aportando material a su nido, un chochín (Troglodytes troglodytes/Wren) cantando, un herrerillo (Parus caeruleus/Blue tit) que se nos posó a un metro de todos los presentes (y que se llevó el “ooohhh” más grande de la excursión) y un macho de escribano montesino (Emberiza cia/Rock bunting), hicieron de este mirador una de las paradas más provechosas. No obstante, las estrellas del mirador fueron una cigüeña negra incubando en su nido que nos permitió verla en su máximo esplendor, un buitre leonado con marca alar amarilla (CMX) y sobre todo, la pareja de halcones peregrinos que nos sobrevolaron en varias ocasiones, llegando a cazar un avión roquero y a expulsar a un adulto de alimoche que osó a posarse en los alrededores.

Peña Falcón entre la niebla a primera hora de la mañana y macho de roquero solitario (Monticola solitarius)

A continuación, iniciamos la subida al castillo de Monfragüe por la ladera de solana, repleta de encinas/alcornoques en un típico paisaje de dehesa extremeña, donde pudimos divisar varios grupos de rabilargos ibéricos (Cyanopica cookii/Azured-winged Magpie) y también ejemplares de picogordo (Coccothraustes coccothraustes/ Hawfinch). Tras subir a lo alto del castillo, aprovechando que nos encontrábamos en un lugar privilegiado, sobre una cresta y con una vista panorámica excepcional, pudimos aprender gracias a las explicaciones de Juancho, sobre la geología de esta zona. Al poco de comenzar la bajada por la umbría del Castillo entre arces, brezos, madroños y quejigos, llegamos a una pequeña charca, donde hicimos una breve parada para ver como nadaban algunos ejemplares de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus/Pygmy marbled newt), tritón ibérico (Lissotriton boscai/Bosca’s newt), rana común (Pelophylax perezi/Iberian water frog) y gallipato (Pleurodeles waltl/ Spanish ribbed newt). Durante el descenso volvimos a contemplar a placer un adulto de águila perdicera y los primeros vencejos reales del año (Apus melba/Alpine swift), así como la gran colonia de aviones comunes (Delichon urbica/House martin)  que crían bajo el puente del Cardenal.

Panorámica desde el Castillo de Monfragüe con vistas hacia Peña Falcón

Para despedirnos de Monfragüe hicimos dos últimas paradas. Primero en el mirador de la Tajadilla, donde pudimos ver algunos ejemplares de milano negro y real (Milvus migrans/Black Kite y M. milvus/Red Kite; respectivamente),  uno de ellos disfrutando de un jugoso banquete, además de algunas águilas calzadas (Aquila pennata/Booted Eagle), alimoches y alguna pareja de buitres leonados en el nido ya con pollos. Por último, volvimos a la Portilla del Tiétar, donde volvimos a ver, esta vez con sol y sin los telescopios mojados, el búho real, y sobre todo, apareció un ejemplar de águila imperial (Aquila adalberti/Spanish Imperial eagle), que si bien un poco lejana, nos permitió emprender el viaje de vuelta con mayor alegría. En último lugar, un curioso caso de buitre leonado “brown” nos permitió aprender más sobre este tipo de aberración cromática, por la cual los pigmentos negros se ven oxidados rápidamente, mientras que los pardos no se ven alterados, dando un aspecto curioso a dicho buitre, mucho más claro que los “normales”.

Para rematar la excursión hicimos una parada en el embalse de Arrocampo, con el fin de aprender sobre aves acuáticas. Nada más llegar, un cantarín ejemplar de buscarla unicolor (Locustella luscinioides/Savi’s warbler), varias parejas de garzas imperiales (Ardea purpurea/Purple Heron) y de garcetas grandes (Egretta alba/Great Egret), daban paso al calamón (Porphyrio prophyrio/Purple Swamphen). No obstante, y para no terminar de aprender sobre las rapaces ibéricas, pudimos observar algunos ejemplares de cernícalo primilla (Falco naumanni/Lesser kestrel) y de elanio común (Elanus caeruleus/Black-winged kite), dando así por finalizada la excursión, tras haber descubierto la geología, flora y fauna del P.N. de Monfragüe.

Ejemplar de elanio azul (Elanus caeruleus) en los alrededores del embalse de Arrocampo

La lista completa de aves, que como siempre realizamos entre todos en el autobús de vuelta, sumó un total de 102 especies. Nada mal teniendo en cuenta el mal tiempo con el que nos recibió Monfragüe.

No sólo disfrutamos de las aves, si no también de multitud de anfibios como esta Hyla meridionalis, y de plantas ya en flor como esta Ophrys tenthredinifera.

Por último, cabe dar las gracias a todos aquellos que nos habéis acompañado en este viaje, que ha sido fabuloso y donde a pesar del mal inicio, bajo la lluvia del sábado, pudimos disfrutar una vez más de las maravillas que guarda el P.N. de Monfragüe.

¡¡NOS VEMOS EN LA PRÓXIMA!!

Foto de grupo, haciendo la mariposa para apoyar el día de la Red Natura 2000, que será a mediados de mayo, ya que no tendremos tiempo de volver a Monfragüe para la foto.
“El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”.

 


Mónica García Lozano